Dolencias
El Asma: Qué es, causas y tratamiento
10 May

El Asma: Qué es, causas y tratamiento

¿Qué es el Asma?

El Asma es una enfermedad del sistema respiratorio, en la que las vías respiratorias se estrechan debido a una inflamación de éstas. Esto conlleva una dificultad respiratoria, una sensación de ahogo, tos y pitos al intentar respirar.

Es un tipo de enfermedad asociado normalmente a un tema alérgico, por lo que el mejor tratamiento a seguir será el preventivo.

 

¿Qué provoca el Asma?

Como comentábamos, el Asma es un proceso alérgico, por lo que el causante son los llamados alérgenos, grupo de sustancias capaces de inducir una respuesta inmune excesiva. Por suerte, ni todos somos sensibles a éstas, ni en el mismo grado, por lo tanto, cada persona será un mundo.

Algunos de éstos alérgenos son los ácaros, el polen, el pelo de animales, algunos químicos, medicamentos, humo del tabaco....  De hecho, hay gente con un grado de asma alto, que tiene las vías respiratorias tan sensibles que con cosas teóricamente inocuas o incluso hacer ejercicio ya pueden tener crisis asmáticas.

 

¿Cómo reconozco un ataque de Asma?

Excepto en casos concretos, una persona asmática es asintomática hasta que aparece el alérgeno que desencadenará la reacción por parte del cuerpo. Una vez aparece, la crisis asmática se caracteriza por:

  • Una sensación de ahogo u opresión del pecho
  • Tos
  • Pitidos por la falta de aire al intentar respirar

 

Si la crisis no remite, pueden aparecer otros síntomas que marcaran un estado de emergencia como son:

  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Tono de piel azulado por la asfixia
  • Sudoración excesiva
  • Estado de confusión y/o desorientación

 

¿Qué tratamiento debo seguir para el Asma?

Cómo en la mayoría de casos de enfermedades relacionadas con procesos alérgicos, el mejor tratamiento para el Asmaes el preventivo, en el que hemos de evitar la exposición al alérgeno.

Aunque no hay cura para el asma, hay maneras de mantenerla a raya. Podemos distinguir entre dos tipos de medicación:

  • Medicación de rescate: como la misma palabra indica, se usa en el momento en que se tiene una crisis, y se busca un alivio rápido. Para ello contamos con los broncodilatadores: se trata de inhaladores con una substancia capaz de aumentar el diámetro de las vías respiratorias, dilatándolas y facilitando la respiración.
  • Medicación de mantenimiento: o también llamada de control. Su uso no se limita al momento de la crisis asmática, si no que se busca un estado de menor sensibilidad a los alérgenos, previniendo una reacción a ellos. En éste caso también contamos con broncodilatadores, pero también con corticoides, ambos generalmente inhalados, así como el uso de antihistamínicos y de modificadores de leucotrienos.

En ambos casos, la medicación debe ir pautada por un médico, ya que es importante establecer un grado de asma para actuar en consecuencia y tener en cuenta que la reacción a los alérgenos es distinta en cada persona.

Sobre todo, ante cualquier duda y antes de automedicarse, consultar al farmacéutico o al médico.

Eduard Otero - Farmacéutico

Este post ha sido redactado por Eduard Otero, Farmacéutico Graduado por la Universidad de Barcelona