Dolencias
Rinitis: Definición, tipos y tratamiento
04 May

Rinitis: Definición, tipos y tratamiento

¿Qué es la Rinitis?

La rinitis consiste en la inflamación de la mucosa de las fosas nasales. Dicha inflamación provoca varios síntomas molestos muy típicos en resfriados y gripes. Algunos de estos síntomas son la congestión nasal, el goteo, los estornudos y el picor entre otros.

¿A qué asociamos esta rinitis?

Podríamos decir que existen distintos tipos de rinitis, los cuales se agrupan en dos grandes grupos, la rinitis alérgica y la rinitis no alérgica

  • Rinitis alérgica: la asociamos a una reacción desmesurada por parte del cuerpo frente a un alérgeno. Los alérgenos más típicos que provocan rinitis son el polen y los ácaros, entre otros. La presencia de estos alérgenos es la que provoca los síntomas de la Rinitis que hemos descrito.
  • Rinitis no alérgica: en éste grupo se incluye todos los tipos de rinitis los cuales no se asocien a un problema alérgico sino otro tipo de estímulo.

Podemos tener una rinitis física (debido al frio y/o humedad), rinitis vasomotora (por el abuso de medicamentos justamente para la rinitis), rinitis infecciosa (a causa de una infección) o rinitis medicamentosa (la provoca algún medicamento como efecto adverso), además de otros tipos de rinitis menos habituales.

¿Qué tratamiento puedo seguir para la Rinitis?

Para poder tratar la Rinitis adecuadamente, hace falta identificar el problema, ya que no se tratarán de la misma forma todas ellas. Además, si este problema es evitable de algún modo como sería el caso del polen y ácaros, hay que intentar prevenir un contacto con ello.

En caso que la prevención no sea suficiente, el tratamiento a seguir se debe intentar focalizar a la zona afectada, de modo que la mayoría de ellos serán tratamientos locales. Estos tratamientos consistirán en el uso de descongestivos nasales, antihistamínicos o corticoides intranasales.

Existen algunos remedios naturales para la Rinitis que nos pueden ayudar a superar estos procesos. Algunos de estos productos son:

  • El regaliz: a parte de su capacidad expectorante, la razón principal es el cocktail de compuestos que contiene que actúan de una forma parecida a los glucocorticoides, por lo que tienen capacidad antinflamatoria.
  • Jengibre: muy conocido por sus múltiples propiedades como antibacteriano, antivírico, pero sobretodo como inmunomodulador y antiinflamatorio.
  • El té verde: contiene compuestos los cuales impiden la formación de la histamina, precursor principal del proceso alérgico.
  • Cúrcuma: especie que se ha puesto muy de moda recientemente, entre sus cualidades se le asocia su capacidad de inhibir la actuación de la inmunoglobulina E, la cual desencadena la acción alérgica en el cuerpo promoviendo la liberación de precursores como la histamina nombrada anteriormente.
  • Solución salina: muy útil para lavar las fosas nasales de moco.

 

Sobre todo, ante cualquier duda y antes de automedicarse, consultar al farmacéutico o al médico.

Eduard Otero - Farmacéutico

Este post ha sido redactado por Eduard Otero, Farmacéutico Graduado por la Universidad de Barcelona